José Pavez Orellana

UN SCOUT DE TODA LA VIDA

José Pavez Orellana nació en Nancagua un 28 de junio de hace algunos lustros atrás.
Cursó sus estudios básicos en la Escuela Primaria Nº 39 de Nancagua y las humanidades en el Liceo de Hombres de San Fernando, bajo la dirección de Don Neandro Schilling.
Contrae matrimonio con la Sra. Ana Ahumada Obregón, profesora normalista, con la que forman una linda familia junto a sus tres hijos.
 

José Pavez

Entre sus pasiones existen dos muy marcadas, las que son: la Docencia y el scultimo, donde puede desarrollarse y sentirse realizado, ya que puede por esas vías ayudar en la formación de niños y jóvenes, entregándoles conocimientos y por sobre todo valores.
 
Sus inicios scout partieron a los 8 años de edad, en Nancagua, cuando un profesor Don Carlos Reyes formó un grupo scout gracias a que Rotary Club dono uniformes.
 
Como estudiante de humanidades en San Fernando, participó con Don Jorge Peña y Don Rodolfo Phillipi, en el grupo de la Respetable Logia Colchagua 28.
 
Luego en Santiago, ya como alumno del Pedagógico, trabajo con diversos grupos en barrios de Santiago. Mas tarde en Antofagasta, como profesor recién titulado, se aboca a trabajar con grupos en el sector La Quebrada de la Chimba, por varios años con Lobatos, Scout y Robers. Mientras estuvo en Antofagasta incentivó, fomento y organizó actividades y campamentos.
 
Ya en Santiago, en el Instituto Nacional, cuando trabajaba como profesor, encauso y orientó el trabajo de grupos Scout de barrio, situación que fue apoyada por el Ejército de Chile, siendo Don Alcibíades Vicencio el nexo militar que le ayudara.
 
Participó en la organización de un gran campamento el año 1969, para celebrar los 50 años del movimiento scout en Chile. Se realizaron campamentos desde Arica hasta Ancud. Finalizando con un gran campamento en el Parque Forestal de Santiago, al que asistieron delegaciones de todo el país, reuniendo un total de 3000 niños y jóvenes Chilenos que pertenecían al movimiento.
 
Otra actividad impulsada y realizada por José Pavez O. fue la del viaje en tren por Chile, en donde la partida fue en el norte y se extendió a lo largo de Chile, subían delegaciones a este hermoso tren del Escultismo chileno, el viaje en tren culmino en Puerto Montt luego de cruzar en lanchones el Canal de Chacao, llegaron a Ancud en donde la recepción estuvo a cargo del grupo scout de la isla de Chiloe, habían dispuesto 5 enormes Curantos, los que alimentaron a los 1500 niños por 5 días tiempo que durara el campamento.
 
En esa época J.P.O. ya era jefe Nacional del Movimiento Scout y miembro del directorio, cargo que ocupo por 10 años. Época de mucho brillo y figuración en el país, situación que llevo al MINEDUC a instruir órdenes para apoyar y hacer florecer en otros lugares de Chile el Scultismo, para ello capacito a 10 profesores los que tenían como misión promover y desarrollar el scultismo en Chile.
Corrían los años 70 y en Chile había registros de 50 mil scout, trabajando activamente.
 
El año 1973 produjo cambios en Chile y, el Movimiento Scout Chileno no estuvo ajeno a ello, sin embargo J.P.O. debió Representar a Chile en un Jamboree y asistir a un encuentro internacional.
Se embarco con la delegación y realizando una larga travesía por el mar, visito los 5 continentes y se entrevisto con grandes lideres de la época, Reina Isabel, Fidel Castro, Iro Ito, entre otros.
Chile Condecoro a Mister Bi. Pi. En el Jamboree que se realizo en Inglaterra a través de Don J.P.O., donde ha colaborado en todo lugar del país, y trabajado por el scultismo lo que le ha dado muchas satisfacciones.
 
Se puede afirmar que se ha esforzado por mezclar prodigiosamente su profesión de Maestro con su pasión por el Scultismo.
 

En virtud de lo anterior, la ayuda prestada en la formación del Grupo “Ko Mawida Teenquelelay” y de la experiencia compartida en el Campamento Nacional de enero 2006 en la localidad de Valdivia, el Grupo Scout del San Fernando College, que se fundo en diciembre del año 2000, decide en asamblea de dirigentes en marzo 2006, contactarse con J.P.O. y solicitarle autorización para utilizar su nombre en el grupo del colegio. Lo que emocionadamente responde, que sería un honor.